domingo, marzo 21, 2010

La participación popular y el protagonismo del pueblo.

“Los procesos para la transformación revolucionaria que hará posible el socialismo en Venezuela sólo podrán ser exitosos si en ellos participa todo el pueblo”

La importancia de la participación popular en el ejercicio directo de la soberanía está refrendada en el texto de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, así como en la Ley Orgánica de los Consejos Comunales y otros documentos jurídicos. Conocer y profundizar sobre el significado de la misma se convierte en necesidad insoslayable para la acción revolucionaria y consciente en el contexto de la nueva sociedad Socialista Democrática Participativa y Humanista.

La participación y el protagonismo del pueblo en la Revolución Venezolana es un ejercicio de democracia directa, un proceso de empoderamiento popular que ha ido alcanzando cada vez mayor fuerza y profundidad acorde al avance y radicalización de la Revolución dirigida por el Comandante Chávez.
Se trata de promover a través del accionar de los luchadores sociales y demás fuerzas revolucionarias, un trabajo político con el pueblo que potencie su poder real de autogestión revolucionaria. En esta dirección, tal labor educativa deberá lograr un nivel de participación popular que ascienda de una identificación con la Revolución, a un comprometido accionar de las masas en la dirección, planificación, ejecución, evaluación y control de los proyectos de trasformación comunitarios, así como en las demás tareas y actividades que la Revolución exige.

En esta tercera etapa de la Revolución, la participación del pueblo en los consejos comunales, desarrolla y perfecciona su gestión con la asesoría y acompañamiento de los órganos y entes del poder popular, con vistas a la constitución del Estado Comunal.
La participación social comunitaria es la función fundamental que garantiza la existencia y desarrollo de la comunidad y el ejercicio pleno de la democracia verdadera.

De acuerdo con la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, con la participación ciudadana se construye la base para refundar el Estado orientado a la transformación, y propiciando la destrucción definitiva del modelo de democracia representativa burguesa y consolidando la democracia participativa, principalmente desde el ámbito cotidiano, dado que es desde los pequeños espacios donde se debe profundizar la democracia, en los diferentes escenarios como: la familia, el barrio, el trabajo, entre otros, afianzando deberes tales como: la disciplina, la unidad, la participación, la solidaridad, la integración, la ayuda mutua, la corresponsabilidad social, la rendición de cuentas y el manejo trasparente, oportuno y eficaz de los recursos que dispongan para el funcionamiento del consejo comunal.

La participación del pueblo es la participación de los sujetos que se identifican conscientemente con los objetivos de la Revolución a través de su acción política, económica, social y cultural en todos los niveles de la sociedad y así construye el nuevo poder y la nueva cultura política. Se trata de alcanzar un nivel de autogestión popular que posibilite diagnosticar sus propias necesidades materiales y espirituales, elaborar planes de desarrollo comunitario a partir de decisiones de masas, proponer y aprobar presupuestos, estableciendo las necesarias redes de apoyo; encauzar la ejecución de tales proyectos e incluso realizar las funciones de contraloría como ejercicio de su poder ciudadano.
El pueblo en el poder ejerce la democracia directa, la Democracia Participativa que es la verdadera democracia, con su participación comunitaria. En la comunidad se hacen más tangibles y directos para el hombre sus vínculos sociales.
La democracia participativa y protagónica del pueblo se concreta en la conformación y perfeccionamiento de los Consejos Comunales, en los cuales el pueblo organiza, planifica, ejecuta y controla la vida cultural, económica, política y social de las comunidades acorde a las características y necesidades propias de cada Consejo Comunal. Es el autogobierno popular. Nada le es impuesto “desde arriba”. Las decisiones se aprueban en la Asamblea de ciudadanas y ciudadanos.

El pueblo construye el poder desde abajo, desde los sectores más humildes, con la participación de los pobres de la tierra, quienes participan como iguales: hombres, mujeres, niños, jóvenes, ancianos, mestizos, negros, blancos, que conforman los sectores tradicionalmente excluidos. Ahora, con la Revolución son dueños de su futuro. A diferencia de la llamada democracia representativa burguesa que es el gobierno de los poderosos que se declaraban representantes del pueblo, pero que gobernaban para defender los intereses de los ricos, de la minoría privilegiada y explotadora, que ni representaba al pueblo, ni era democracia, pues sólo defendían los intereses de la oligarquía que se enriquecía en nombre de la patria, a la que despojaron de sus riquezas y la pisotearon, asesinando a los mejores de sus hijos durante doscientos años.

El pueblo organizado aprende a gobernar participando en las transformaciones revolucionarias como protagonista para construir una sociedad colectivista, justa y libre y a la vez que construye esta nueva sociedad, se autoconstruye y autoeduca como pueblo de hombres nuevos, solidarios, que se sienten felices al contribuir a la felicidad de los demás, de todas y todos, con una nueva sensibilidad humana, con nuevos principios y valores que guían su acción, entre los cuales debe destacarse la unidad para el logro de un objetivo común: continuar la construcción, desarrollo y consolidación de la Revolución Bolivariana, y en este marco lograr una abrumadora victoria del PSUV en la próximas elecciones parlamentarias, es una batalla que el bravo pueblo venezolano debe ganar participando masivamente.
Con tu participación el 26 de septiembre al votar por los candidatos del PSUV en la Asamblea Nacional votas por la Patria, votas por la Revolución, votas por el futuro de tus hijos, votas por la vida.
Es suficiente ver el cerco militar y político que el imperio tiende al Gobierno Revolucionario y al Comandante, para entender la importancia de una participación militante en el proceso que aquí vivimos.
Podemos deducir de todo esto: que el apoyo a la Revolución Bolivariana, al Socialismo, son deberes, tareas irrenunciables de los revolucionarios. Que hoy no se puede ser patriota venezolano sin apoyar a la Revolución, que ese apoyo se resume en el apoyo al Comandante Chávez.

En la batalla de las elecciones parlamentarias debemos votar por los candidatos del PSUV, que son los candidatos de Chávez., debemos actuar pensando en la Revolución y en la patria, que es pensar en el Comandante Chávez.

¡No hay excusas válidas para no hacerlo!

Equipo de investigación
Frente Francisco de Miranda

3 comentarios:

  1. Muy buen discurso estimado luchador. El aforismo del nuevo sistema es evidente: Organzación o fracaso, tal como socialismo o barbarie.

    ResponderEliminar

La critica es Revolución!!!
los aportes construyen patria!!!